30.4.08

El pelo rebelde

Situaciones cotidianas que se sacan de contexto y que se convierten en algo divertido y totalmente surrealista. Esto es lo que hizo Gillete para promocionar una maquinilla que apura el afeitado hasta el último pelo. ¿A quién no se le ha resistido alguna vez ese último pelillo rebelde?

Una forma original de transmitir un concepto muy manido en el mundo del afeitado. Se agradece que marcas tan históricas y muchas veces convencionales como Gillete, se salgan del guión y se lanzen a realizar este tipo de acciones callejeras. Habrá que tener cuidado si esta forma de comunicar se convierte en algo habitual...imaginaros caminar por Gran Vía esquivando bocas sedientas corriendo detrás de latas de refrescos, lluvias de bancos naranjas o cualquier otra locura que se les ocurra a los creativos.

29.4.08

Jugar con las cosas

Unas veces con dos simples trazos y otras con algo más de sofisticación, los artistas callejeros son capaces de transformarnos la calle: una alcantarilla o una señal de prohibido el paso. Dos ejemplos muy originales que he encontrado por la web y que merece la pena que les echéis un vistazo.


28.4.08

El agujero de las drogas

El símil más utilizado para referirse a la situación en la que se encuentra una persona enganchada a las drogas es el agujero. A pesar de esto, todavía existen fórmulas originales de hacérselo ver al core target de las drogas: los jóvenes. Están hartos de que la gente, la tele, sus padres, un famoso "concienciado" les digan que deben rechazar las drogas. Pero este mensaje ya ha perdido fuerza por culpa de la saturación. Necesitan algo que les haga pararse y reflexionar.


Y esto es lo que ha tratado de hacer Publicis Brasil en los alrededores de la Universidad Mackenzie. Al más puro estilo Beever, pero con un adhesivo, buscan captar la atención de los universitarios jugando con la perspectiva. Con una imagen de un enorme foso situado en medio de la calle y un letrero de obra en el que se recuerda a los jóvenes que las drogas son el final de la vida.



Muchas veces un mensaje se queda obsoleto y deja de funcionar, no por lo que dice sino por cómo lo dice.

25.4.08

Caminando por la calle

Ya vimos lo efectiva que podía llegar a ser una acción de marketing callejero cuando se transforma un objeto cotidiano de la calle en el objeto del mensaje. Provocar al que pasa por la calle, no es fácil. La gente va muy abstraída en sus asuntos y es difícil conseguir captar su atención. Para ello, hay que ser muy original y muy agresivo. Creo que este es uno de los casos.


Jaipurfoot es una prótesis creada para que los minusválidos puedan ganar calidad de vida e independencia. Pero lo que la destaca del resto de prótesis es que es prácticamente gratuita. Detrás de este producto está BMVSS, una organización sin ánimo de lucro, que se fundó en 1975. Con esta campaña (creada por Ogilvy & Mather Mumbay), que tiene como claim “Ayude a alguien a estar, de nuevo, en pie”, BMVSS busca lograr más apoyo y reconocimiento sobre la labor que vienen realizando.


Una campaña que puede herir la sensibilidad de algunos pero que, sin duda, muestra una realidad tal y como es: dura. No se me ocurre un sitio mejor, para que la gente tome conciencia sobre la necesidad de un producto como Jaipurfoot, que la misma calle, el lugar por donde caminan todos los días.

22.4.08

La salvaje calle

Está claro que el hábitat natural de los 4x4 son las superficies difíciles y los terrenos algo más salvajes que el asfalto por el que circulamos en una ciudad. A pesar de esto, cada vez es más frecuente ver este tipo de coches por las calles. Y es que las compañías que comercializan estos modelos de coches llevan años tratando, con éxito, de ampliar su uso a terrenos más urbanos.


Por lo visto, Bogotá, se caracteriza por los numerosos baches que hay por sus calles y a los que se tienen que enfrentar, cada día, los conductores para desplazarse por ella. La agencia Silva de Bogotá ha visto en esos baches, que ya son patrimonio de su ciudad, una oportunidad para transmitir al público que Jeep es el coche ideal no sólo para el campo sino también para la ciudad.

18.4.08

Sir Julian Beever

Hablar de arte y sorpresa en la calle y no hablar de los trabajos de este británico sería un pecado. Julian Beever lleva alrededor de diez años dejándonos boquiabiertos con lo que es capaz de hacer con una caja de pinturas y la acera, como lienzo.


Jugando con las perspectivas, Beever, es capaz de hacernos ver unas escenas totalmente inimaginables para una calle corriente de nuestra ciudad: un foso con cocodrilos o ballenas, la torre Eiffel, un insecto gigante y múltiples réplicas de conocidas obras de arte.






Beever podría hacer esto mismo sobre un lienzo horizontal en cualquier galería o museo. Pero no, elige la calle para dar vida a todas estas situaciones llenas de fantasía y que, sin embargo, nos resultan extremadamente reales.

El arte es siempre arte, pero en la calle...lo es un poco más.

17.4.08

Congelados en la Estación

Otra forma muy original de hacer ruido ahí fuera, es a la que nos tienen acostumbrados la gente de ImprovEverywhere. Un colectivo neoyorquino fundado en 2001 que realiza acciones impactantes en la calle, con el único fin de llamar la atención y romper con lo cotidiano, con la monotonía.






En esta ocasión, la escena, consistía en congregar a más de 200 personas en el hall de la Grand Central Station de Nueva York y hacer que en medio de la marea de gente que viene y va, a toda velocidad, se quedarán petrificadas. Estas imágenes han dado la vuelta al mundo.



Nunca se hizo tanto ruido, de una forma tan silenciosa.

Micro mundo sobre la acera

Uno de los mejores recuerdos de mi infancia es cuando, con mis padres, ibamos a comer a un restaurante, a tomar algo por ahí, a casa de mis abuelos...y mi madre abría su bolso mágico para sacar una bolsa llena de coches. Cualquier superficie se convertía en un circuito improvisado de carreras: la arena, una mesa, una alfombra...






Algo así debieron pensar en DDB Milán cuando se plantearon que podían hacer para promocionar a los míticos Micro Machines. Con la ayuda de unas plantillas y un spray (los creadores aseguran que la tinta era fácilmente lavable), convirtieron las aceras y los bordillos de la calle, cercanos a parques y colegios, en microparkings y microcarreteras muy bien señalizadas.


De esta forma, tan sencilla y original, se consigue resaltar el beneficio principal de los Micro Machines: su tamaño. Seguro que todos los usuarios ya veían "la calle" como el lugar perfecto para jugar con sus mini coches. Que los niños, siempre sobrados de imaginación, veían carreteras, aparcamientos e, incluso, una ciudad entera, donde para otros hay aceras, parques y bordillos.

16.4.08

Bocados de realidad

Con tan sólo tres adhesivos, BBDO Australia para la Fundación del Padre Bob Maguire, se las ingenió para llamar la atención de los viandantes y sensibilizarles sobre la difícil situación del día a día en la vida de las personas sin hogar. Esta campaña, aparte de concienciar, buscaba incrementar las donaciones de dicha Fundación.



Caminando de vuelta a casa, piensas que ya va siendo hora de hacerte con un móvil nuevo, y que tu equipo hace ya un mes que no gana ni un partido. Todas tus preocupaciones se mezclan, sorbo a sorbo, con tu macro café de 5 € y con un ligero aroma a cartón. Ya no puedes más. Te preguntas para qué los harán tan grandes. El semáforo está en rojo, te acercas a la papelera para deshacerte de tu pequeño tanque de cafeína y...todo lo que tenías en tu cabeza, ya no está. Bofetada de realidad. Resulta increíble como dos pequeños objetos pueden transformarnos lo que tenemos frente a nuestros ojos, nuestra realidad. Dónde algunos vemos un agujero al que va todo aquello que ya no queremos, otros ven su plato de comida.


Una misma calle. Dos mundos opuestos.

15.4.08

La calle es nuestra

Es nuestro lienzo. Es nuestra pantalla. Es nuestro altavoz.

Todo lo que tenemos ahí fuera, nos puede servir para expresar o comunicar algo de la forma más original y eficaz. Una baldosa, un banco, un muro y hasta una persona. En la calle disponemos de infinitos elementos que nos pueden servir como medio para todo tipo de expresión: cultural, publicitaria, de protesta…

El laboratorio callejero es un espacio sin límites. Estará allí donde la calle exprese algo. Un lugar dónde todo aquel que apueste por la calle podrá mostrar ideas, trabajos o cualquier tipo de locura que merezca ser mostrada al mundo. Hay muchas formas de hacerlo: arte urbano, marketing guerrilla, publicidad en la calle o cualquier otra cosa que aun no esté etiquetada.

Es el momento de reivindicar lo que es de todos.