5.5.08

Los dos lados de la misma historia

Cuando el semáforo se pone en rojo supone un parón en nuestro camino, vayamos a pie o al volante. Esta pausa puede servir para impacientarse, para hablar mirando a los ojos a la persona con la que caminabas, para cambiar de CD...sea lo que sea, nos vemos obligados a dejar de hacer lo que estabamos haciendo. Dos agencias pensaron que ese "momento" podría servir para concienciar a peatones y conductores.


La primera, se realizó el día que se celebraba la Conferencia Anual sobre seguridad en la carretera, en los cruces más importantes de algunas ciudades europeas. Mediante adhesivos que simulaban sábanas cubriendo cadáveres, sustituyendo a las líneas blancas de los pasos de cebra, buscaban concienciar a los jóvenes que cruzaban la calle. En algunas de ellas, se podía leer el siguiente mensaje: Cada año 7.000 personas mueren atropelladas en toda Europa. Recuérdelo cuando conduzca.



Un acierto de la agencia TBWA/Paris, buscando concienciar al conductor sobre el respeto al peatón cuando no se encuentra al volante: cuando es un peatón. En ese momento, él es la victima y seguro que el mensaje le calará mejor.

Pero otra agencia, Saatchi & Saatchi Sydney, realizó otra campaña sobre el mismo lugar pero cambiando de destinatario y de tono. En esta ocasión, se trata de una advertencia dirigida a los conductores para que no corran cuando están cerca de un paso de cebra.


Ahora las líneas blancas del paso de cebra se convierten en barrotes que encierran al conductor temerario. Una pieza que nos enseña la otra consecuencia de un atropello. La primera nos mostraba el trágico final del peatón mientras que en ésta vemos cual será el destino del conductor.

0 comentarios: