17.4.08

Micro mundo sobre la acera

Uno de los mejores recuerdos de mi infancia es cuando, con mis padres, ibamos a comer a un restaurante, a tomar algo por ahí, a casa de mis abuelos...y mi madre abría su bolso mágico para sacar una bolsa llena de coches. Cualquier superficie se convertía en un circuito improvisado de carreras: la arena, una mesa, una alfombra...






Algo así debieron pensar en DDB Milán cuando se plantearon que podían hacer para promocionar a los míticos Micro Machines. Con la ayuda de unas plantillas y un spray (los creadores aseguran que la tinta era fácilmente lavable), convirtieron las aceras y los bordillos de la calle, cercanos a parques y colegios, en microparkings y microcarreteras muy bien señalizadas.


De esta forma, tan sencilla y original, se consigue resaltar el beneficio principal de los Micro Machines: su tamaño. Seguro que todos los usuarios ya veían "la calle" como el lugar perfecto para jugar con sus mini coches. Que los niños, siempre sobrados de imaginación, veían carreteras, aparcamientos e, incluso, una ciudad entera, donde para otros hay aceras, parques y bordillos.

0 comentarios: